enero 5 2014

AMISTADES PELIGROSAS

No es de recibo que una obra se desvíe un cincuenta por ciento de su presupuesto; aunque si es defendible debido a la complejidad de la misma, una desviación del diez; e incluso, siendo benévolos del quince por ciento.

Por lo tanto la posición de Sacyr, una de las constructoras de la ampliación del canal de Panamá no tiene a simple vista mucha defensa.
Sacyr, se hizo con la contrata con una oferta muy baja y ahora parece que quiere resarcirse de su audacia.

Casualidad o no, Sacyr, ha estado en el centro del huracán en la legislatura de Rodríguez Zapatero; recordamos que se intento algo que parecía increíble, quedarse incluso con el BBVA. La figura de Luis del Rivero, perejil entonces de todas las salsas, aparece en esta operación, como muestra de un protagonismo en el que se mezcla negocios y política.

Por cierto, no ha sido raro verle en algunos restaurantes de Cantabria, donde tiene casona montañesa, en compañía de algún importante protagonista de la vida política del anterior Gobierno de Cantabria.

En fin, lo de Sacyr, es la historia que se repite hasta la saciedad en los últimos años en España: La mezcla de intereses políticos y empresariales y ahora tenemos que pagar las consecuencias de lo que han sido las dos legislaturas anteriores para los intereses de este país.

Podemos recordar lo que sucedió con Endesa; sin lugar a dudas, uno de los escándalos más grandes de la democracia aún por contar con detalle.
Se puede decir sin miedo a equivocarse, que de aquellos polvos vienen estos lodos.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado enero 5, 2014 por Admin en la categoría Articulo