abril 21 2016

BARCELONA : CRISPACIÓN Y DIVISIÓN

Empieza a ser muy lamentable la actitud cotidiana de la alcaldesa de Barcelona, la señora Ada Colau.
Cuando acabe la legislatura, a Barcelona no la va a conocer nadie en su deterioro de convivencia y de problemas ficticios con un único objetivo: dividir a la sociedad.
La alcaldesa, no se la ocurre otra cosa que prohibir la instalación de pantallas de televisión para ver en Campeonato Mundial de Francia, todo lo español lo rechaza de una manera realmente insoportable.
Por otro lado, ya ha anunciado que no celebrara el día de la Constitución.
Junto a la señora Colau, hay que soportar el cerebro de todo ello; un personaje extraño y que si tanto le gusta el populismo se debiera marchar a su país Argentina; me refiero al concejal teniente alcalde; Gerardo Pisarello, profesor de la Universidad de Barcelona, que vive en España desde 1.981 e hijo de Ángel Gerardo Pisarello, miembro de la Unión Cívica Radical de argentina y desparecido durante la dictadura militar.
Entiendo los sentimientos de este señor por la desaparición de su padre, que debemos condenar con todas nuestras fuerzas, pero esto es España y no Argentina y su ideología radical debieran de ir a ponerla en práctica a su país y dejar a los barceloneses tranquilos.
Este señor, cada vez que habla rezuma ideas lamentables para cualquier persona con sentido común, la decadencia barcelonesa ha llegado al máximo con Ada Colau y sus divisores; es decir personajes que sólo crispan y dividen y nada positivo generan.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado abril 21, 2016 por gervis en la categoría Articulo