septiembre 6 2011

CUIDADO CON EL LIBERALISMO

En esta situación de crisis, hay que tener mucho cuidado con las medidas que se toman.

España, necesita de medidas drásticas para encauzar su economía, pero las decisiones deben de tomarse de manera muy medida y en los sectores donde hay que meter el bisturí.

Las palabras de Mariano Rajoy sobre la necesidad de proteger a los más desfavorecidos de la sociedad, son una muestra clara que el líder del Partido Popular quiere hacer un política de centro social, sin ninguna concesión al liberalismo a ultranza, que propagan algunos miembros muy minoritarios de su partido, pero también muy activos.

Mariano Rajoy, siempre ha hablado de centro político y de moderación, por lo tanto los elementos radicales quieren aprovechar ahora la situación para animar a tomar medidas que sólo generarían desestabilización.

El liberalismo, no tiene corazón, deja todo en manos del mercado y acaba incluso con la propia libertad que dice defender, porque unos pocos acaban marcando el sendero de muchos.

La libertad de iniciativa es fundamental en el desarrollo de los pueblos y de los individuos, pero nada  tiene que ver con el liberalismo que en definitiva supone “el sálvese quien pueda.”

septiembre 6 2011

HACE FALTA ILUSIONAR A LA SOCIEDAD

Sin optimismo, sin ilusión es difícil casi imposible, abordar cualquier empresa por fácil que sea.

La profunda crisis económica que asola Europa, necesita no sólo de medidas económicas, sino también de personas que sean capaces de ilusionar y dar confianza a la sociedad.

Los medios de comunicación, parecen imbuidos por el fatalismo y dan la sensación de estar felices  contando malas noticias, sin darse cuenta que están haciendo un flaco favor a la sociedad  y por consiguiente a ellos mismos.

No se trata de no decir la verdad, en absoluto, todo lo contrario.

La verdad, es fundamental para poder salir de la crisis. Pero una cosa es decir la verdad y otra es no hablar de futuro, de esperanza y de ilusiones.

Por otro lado  se habla de la  crisis de forma superficial y no se bucea al fondo de las causas por las que se produce la actual situación económica.

Es decir, se hace catastrofismo, pero no se analizan las causas profundas de la enfermedad.

En definitiva, es necesaria la esperanza y la ilusión, sin estas condiciones nada se conseguirá

septiembre 5 2011

MÁS CONTROLES EN LOS ORGANISMOS PÚBLICOS

La mejora de los controles financieros en las diferentes administraciones: local, regional  estatal, debe de ser un asunto prioritario de los partidos políticos.

No puede ser  que los políticos en sus diferentes facetas, puedan dejar a las administraciones en una situación casi terminal.

¿Para qué sirven los presupuestos?, ¿para que esta la intervención pública?

Visto lo que ha ocurrido en las Comunidades Autónomas y en los Ayuntamientos para poco o para nada.

Debiera de existir, un control funcionarial más exhaustivo y una responsabilidad civil para  aquellos gestores que hayan podido hacer desmanes en sus años de mandato.

No puede ser que se mienta a los ciudadanos sobre la situación financiera de tal o cuál institución y el político o los políticos de turno se vayan de rositas.

Si nadie asume responsabilidades, el estado democrático se convierte en algo vulnerable y deficiente.

 

septiembre 2 2011

LA PRESUNCION DE INOCENCIA POR EL SUELO

Y ahora qué?: Una vez más en esta España nuestra la presunción de inocencia por los suelos y los juicios paralelos destrozando fama y personas. El juez ha archivado la causa contra el que fuera tesorero del Partido Popular y senador por Cantabria, Luis Bárcenas. Aquellos que le vilipendiaron e hicieron mofa de él debieran de sentirse en esta hora avergonzados y debieran pedir perdón por tanto daño hecho. Se comentaba en los corrillos bien informados de Madrid desde hace varios meses, que las famosas iníciales LB aparecidas en el caso Gurtel no correspondían a Luis Bárcenas sino al parecer a un empresario de Madrid que nada tiene que ver con el anterior y con el propio Luis Bárcenas, como así fue recogido en una conversación telefónica a los propios implicados… El auto del juez Pedreira, además deja claro que Luis Bárcenas, acreditó sus movimientos bancarios y habrá que recordar que hace meses también fue exculpada de toda responsabilidad judicial su esposa. Pero volvemos a lo de la presunción de inocencia, este país o recobra la prudencia y el sentido común a la hora de valorar los casos judiciales o el estado de derecho sólo quedará en el papel. En este caso, muchos medios de comunicación de un lado y de otro pero por distintos motivos debieran a estar hora pedir perdón de forma repetida y los dirigentes que de él se mofaron y pusieron en duda su honorabilidad, marcharse a casa, desgraciadamente nada de eso

septiembre 1 2011

EQUILIBRIO PRESUPUESTARIO

La reforma de la Constitución apoyada por los dos grandes partidos es una buena noticia, no tanto porque sea la panacea de nada, sino que se manda un mensaje al exterior de unidad y de responsabilidad. Evidentemente el control del déficit, es algo que se debiera haber realizado de forma progresiva y selectiva en los últimos cuatro años, pero más vale tarde que nunca.

Estoy de acuerdo, con los que dicen que los mercados no pueden marcar las prioridades de ningún país, pero para evitar esas circunstancias hace falta cierta independencia económica, que desgraciadamente no disfrutamos, porque tenemos que acudir a los mercados a financiarnos, y los mercados nos marcan a qué precio nos dejan el dinero.

La subida selectiva de impuestos debiera de ser otro tema considerar seriamente; una subida que no debe de frenar la actividad económica ni cargar más a las pequeñas y medianas empresas, pero que se puede dirigir a las grandes fortunas y a través de otros impuestos sobre el alcohol y tabaco.

Las medidas a tomar deben de perseguir más eficiencia en el gasto público, control del mismo y atención preferente a las capas de la sociedad más desfavorecidas. El liberalismo no vale, en este momento porque sus propuestas se han quedado obsoletas, no sirven porque generarían una desestabilización social de impredecibles consecuencias.

Por lo tanto, hay que trabajar en la austeridad con el mantenimiento de las partidas presupuestarias de carácter social y aquellas dedicadas a la obra pública generadora de puestos de trabajo.