febrero 27 2013

COMUNICADORES CRISTIANOS

Ser cristiano y ser comunicador en esta sociedad; es un reto realmente difícil.
No es fácil mantener un testimonio coherente en estos tiempos, en los medios de comunicación.
Pero el que sea difícil mantener un mínimo de coherencia, no debe de servir para no intentarlo en cada momento y se note claramente el perfil de un comunicador cristiano, que evidentemente también tiene sus limitaciones humanas y defectos.
Dicho esto, lo que no puede ser es dejar la fe para la Iglesia, o para momentos íntimos y vivamos una dualidad a la hora de proceder.
Mucho más grave, es la utilización del sello cristiano, perteneciente a tal o cual grupo, para tener más poder o escalar profesionalmente.
El Santo Padre, Benecito XVI hablaba precisamente de la utilización de Dios de forma reciente.
Vivir la fe con humildad, es clave, me refiero a ser conscientes de nuestras limitaciones y no querer imponer a los demás pesados e insoportables fardos y no estar dispuestos a mover un dedo para empujar.
La imagen que dan algunos comunicadores que “pululan” en entornos mediáticos poderosos y casi siempre cercanos al poder, es perjudicial para el testimonio cristiano.
Como dice un buen amigo, “están en la Iglesia como si estuvieran en un sociedad anónima y utilizan los mismo parámetros”; sin conocer a fondo a la sociedad; o sin querer conocerla porque no les interesa a modo particular; esta forma de proceder, les tienta después a dejarse llevar por intereses de grupo, que no tienen porque ser exactamente, los la Iglesia universal.
Son personajes “trepa”, que no paran en nada, en beneficio propio o de otros grupos, es la verdad y ya están detectados.
No nos olvidemos:” la fe sin obras, es una fe muerta”.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado febrero 27, 2013 por gervis en la categoría Articulo