noviembre 2 2012

CONTROL DE LAS FIESTAS NOCTURNAS

La fiesta de Haloween, importación norteamericana, se ha convertido en una fiesta absurda.
No es que me parezca mal que los niños pequeños se disfracen, y se lo pasen bien, todo lo contrario; sin embargo las fiestas nocturnas para jóvenes y no tan jóvenes se están convirtiendo en un libertinaje de alcohol y en algunos casos drogas que amenazan peligro.
La muerte de tres jóvenes en Madrid, una desgracia tremenda, debido a una montonera de personas en uno de los accesos a las cuatro de la madrugada, es una muestra de la falta de control en este tipo de fiestas; imposible por otro lado de ejecutar, al haber casi diez mil personas, e incluso puede que más en el recinto Madrid Arena.
La tragedia que viven esos padres, nos debe hacer meditar a todos y especialmente a los padres de jóvenes que en estas edades salen a disfrutar.
¿No nos estaremos pasando en permisividad? ¿Qué hace una niña de diecisiete años a las cuatro de la madrugada fuera de su hogar?
¿Por qué no se controla el consumo de alcohol?
En fin; es un problema de valores, de orden de una sociedad desnortada totalmente.
Vaya desde aquí nuestro más profundo pésame a las familias de las niñas fallecidas


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado noviembre 2, 2012 por gervis en la categoría Articulo