diciembre 18 2015

DEJEN QUE LOS MUERTOS DESCANSEN EN PAZ

Dejen que los muertos descansen en paz. La petición por parte de una parte de la oposición en el Ayuntamiento de Santander de exhumación de fosas comunes del Cementerio de Ciriego, a estas alturas de la vida, sólo se puede entender, con perdón, desde lo absurdo o desde un rencor injustificado.
Se han levantado monolitos, se han reconocido nombres de personas allí sepultadas, ¿a qué viene este ahora?
Cuando la concordia nacional de la Constitución Española, se rubricó, aquellas personas de izquierda, derecha y centro, sabían muy bien lo que hacían, perdonarse mutuamente y buscar un futuro para sus hijos y nietos, en paz y en libertad.
¿A qué viene ahora, casi ochenta años después esta “matraca” que sacan jóvenes que han vivido lo mejor de España en libertad y no conocieron los horrores de una guerra entre hermanos?
Señores políticos; perdónenme que les hable en primera persona; a mi bisabuelo materno le mato una bomba de la aviación nacional que cayó sobre su casa, mi padre por ser un hombre dinámico y creativo, sin embargo, fue perseguido por elementos incontrolados de la República.
Jamás, jamás, por ningún lado, escuche una palabra de rencor ni de odio, al contrario, mi padre y lo digo con orgullo, fue amigo después de alguno de sus perseguidores.
¿Qué pretenden ustedes redactores de la moción que no llegan a los cincuenta? ¿Que saben ustedes?
Por favor, dedíquense a defender sus ideas y proyectos de futuro y no dividan ni creen discordia, porque tendré que pensar y no quiero, que son unos irresponsables.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado diciembre 18, 2015 por gervis en la categoría Articulo