enero 15 2013

DOÑA ESPERANZA

Doña Esperanza Aguirre, se marcha a la empresa privada, en concreto a una empresa catalana de caza talentos.
Nada que objetar, es más, esta en su total derecho y creo que se debe respetar su decisión.
Más dudosa, es la decisión de querer seguir al frente del PP de Madrid; no porque se vean incompatibilidades legales; de algo tiene que vivir, sino porque una organización tan importante y en una situación tan complicada como la actual necesita personas con las manos libres y sin ningún tipo de interés, ni siquiera personal.
Doña Esperanza, es victima de su ambición y de su falta de lealtad con el partido y con Mariano Rajoy, buena persona donde las haya, y que ha sufrido más bien en silenció, los embates de esta señora y su corte.
Ahora ha dejado una bomba de relojería al frente de la Comunidad; el tiempo será testigo.
Ignacio Gonzalez, es en si mismo, por su trayectoria política un riesgo para asegurar una gestión centrada y correcta de la Comunidad.
Por cierto, el tema de los espiás, parece cabalgar de nuevo y la falta de sintonia con la dirección nacional brilla por su ausencia; la prueba el euro por receta; en definitiva, sólo resta esperar; ya verán cuantos dolores de cabeza va a dar a su partido este señor y su séquito: este es el legado de doña Esperanza, y todo por las ansias de poder.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado enero 15, 2013 por gervis en la categoría Articulo