septiembre 17 2013

EJEMPLO VIVO DEL EVANGELIO

Es un gran ejemplo, de la labor incansable, generosa, evangélica de los misioneros y misioneras, en cualquier parte del mundo.
Acaba de informar la Oficina del Alto Comisionado Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que la ganadora del prestigioso Premio Nansen para los Refugiados de este año, es una religiosa del Congo, la hermana Angëlique Namaika, que trabaja en la región noroeste de la República Democrática del Congo, con supervivientes del desplazamientos y abusos por parte del Ejercito de Resistencia del Señor.
La hermana Angélique, a través de su Centro para la Reintegración y el desarrollo, ha ayudado a transformar las vidas de más de 2.000 mujeres que han sufrido abusos, en manos del grupo rebelde.
Muchas de estas mujeres, han sufrido, apaleamientos, trabajos forzosos, asesinatos y violaciones y otros abusos contra los derechos humanos.
Este reconocimiento de ACNUR, es una muestra de la labor nunca suficientemente valorada, de los misioneros y misioneras y también de la labor insustituible de la Iglesia Católica.
Estas personas que trabajan en tierras de misión, son testimonios vivos del Evangelio y ejemplo para todos los demás.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado septiembre 17, 2013 por gervis en la categoría Articulo