mayo 29 2014

EL OCASO DE UNA SOCIEDAD

Decía un sabio como era Jaime Balmes, teólogo, sacerdote, filósofo e investigador de las claves de la sociedad de su época, finales del siglo diecinueve; que los síntomas de que el imperio romano empezaba a declinar llegaron cuando la sociedad hacia cosas extravagantes; o mejor dicho lo extravagante era un síntoma de la propia enfermedad.
Algo así, ocurre ahora, poca o nula creatividad en el campo del arte, de la música, del pensamiento y una sociedad muy superficial con rasgos de cierta locura colectiva.
La falta de valores supremos, de criterios firmes y de asideros permanentes, hace que el ser humano se encuentre a la deriva; evidentemente, detrás de la crisis económica esta la moral; mejor dicho la segunda trae como consecuencia la primera.
Esta es la realidad que nos toca vivir, lo normal lo quieren hacer anormal y lo bueno malo; es decir todo al revés.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado mayo 29, 2014 por gervis en la categoría Articulo