abril 15 2014

EL PAPA FRANCISCO HABLA CLARO

El Santo Padre, el Papa Francisco, no sólo tiene la virtud de empatizar con las personas sean de la condición que sean; sino que tiene un conocimiento muy claro de la sociedad y de la propia Iglesia.
Necesitamos vocaciones al sacerdocio, vocaciones religiosas; sin duda; pero esa necesidad no nos puede llevar a tener urgencias; porque sin duda, a medio plazo puede ser peor el remedio que la enfermedad.
Las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa deben de reunir una serie de condiciones, que no han sido fáciles nunca y menos ahora en una sociedad tan secularizada.
La forma de ser integral del candidato al sacerdocio o a la vida religiosa; debe cuidarse, no tanto en sus estudios, siendo esto importante, sino en su forma de ser y vivir la fe y en su equilibrio personal.
No hace falta muchas tesis, ni muchas titulaciones; aunque esto sea bueno, sino un corazón solícito y generoso y un testimonio de vida.
Algunas Diócesis, presumen de tener un número grande de seminaristas.¿Habría que preguntarse como son esos seminaristas?;¿ son personas de su tiempo?, ¿intentan vivir en sociedad y conocer sus problemas? ¿tienen una vida espiritual fecunda? ¿ son queridos por sus compañeros?.
El Papa va directo y como dicen los jóvenes no se corta, y ha dicho esta semana a los seminaristas del Leoniano Anagni; que si no tienen vocación autentica busquen otro camino.
También ha dicho; a los seminaristas que no se prepararan para ser funcionarios de una empresa y añadió que el Seminario, digamos la verdad; no es refugio para tantas limitaciones que podamos tener, un refugio para carencias psicológicas.
Se puede decir más alto; pero no más claro.
Las prisas nunca son buenas; y en las vocaciones sacerdotales o a cualquier otro ministerio; sin duda lo fundamental es la autenticidad; lo demás siendo importante es secundario.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado abril 15, 2014 por gervis en la categoría Articulo