julio 5 2013

EL PODER ES UNA CARGA EL SERVICIO UN GOZO

Empieza a ser clamoroso las actitudes de algunas personas que en tiempo pasado, fueron calificados como “superlaicos” en su afán por mandar y escalar y estar en todos los sitios.
Ellos creen que no se les nota, pero se nota mucho.
Vanidad de vanidades, todo vanidad.
Ante los cambios que se avecinan en la Iglesia española, que llegarán afortunadamente; mas pronto que tarde, andan preocupados y revueltos, buscan donde sea seguir mandando o influyendo que parece que es lo que les importa.
El poder, ¿para que?. El poder es una carga así lo veo claramente, las ambiciones humanas, hay que modularlas y mucho más cuando se sirve a la Iglesia.
El Santo Padre, el Papa Francisco, habla continuamente de la autoreferencia y del “carrerismo”, pero este tipo de personas suelen estar sordas a este tipo de referencias, ellos aunque de buena intención; están en su grupo, en su mundo; se creen en el fondo que sin ellos todo sería un caos, se olvidan de que los Campos Santos están llenos de cadáveres, algunas de las cuales en vida, se creyeron también imprescindibles en algún momento.
No nos debemos olvidar, que todo es muy efímero, que estamos “de paso” camino de la casa del Padre y que la soberbia y el poder son malos compañeros.
La humildad autentica, que sale del corazón,es sin embargo un gozo.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado julio 5, 2013 por gervis en la categoría Articulo