octubre 22 2014

EL SÍNODO DE LA FAMILIA DA GRANDES PASOS

Ha finalizado en su primera parte el Sínodo de la Familia, convocado por el Santo Padre, el Papa Francisco.
La familia,célula básica de la sociedad, debe de ser cuidada y protegida no sólo por la Iglesia, sino por la sociedad en su conjunto, como fuente fundamental de la vida y como elemento fundamental en la articulación de la propia sociedad.
Por eso, todo lo que no sea proteger a la familia, ayudarla en su convivencia, facilitar con leyes la compatibilidad de la vida familiar y laboral, es algo así como un suicidio colectivo.
En el Sínodo, se ha hablado con libertad y sin cortapisa alguna; el Santo Padre, escuchaba atentamente todas las intervenciones, dando unas muestra más de Pastor y de Padre.
No está en juego la indisolubilidad del Matrimonio, ni mucho menos; ningún cristiano con coherencia discute esta premisa; pero eso nada tiene que ver con los problemas que nos encontramos y la forma de acoger por parte de la Iglesia.
Debemos dar respuestas de caridad y acogida a aquellas personas que han tenido fracaso en su Matrimonio y realmente quieren vivir una vida cristiana.
No se debe de tratar de coladera alguna, entre otras cosas; porque a Dios nadie le engaña; pero si evitar a toda costa discriminación alguna.
Jesús, perdono pecados, dio su vida por nosotros; no tendría sentido alguno que los hombres nos convirtiéramos en jueces de nadie, ni mucho menos que señalemos a nadie.
Este Sínodo ha avanzado mucho y avanzará más; en la línea de mostrar caridad y misericordia; los preceptos que Jesús nos dejo no se pueden cambiar y todos debemos de seguirlos; pero tampoco nos podemos olvidar que el Señor no exhorta a todos a buscar a la oveja perdida.
La intolerancia es algo contrario a nuestra propia fe.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado octubre 22, 2014 por gervis en la categoría Articulo