septiembre 1 2011

EQUILIBRIO PRESUPUESTARIO

La reforma de la Constitución apoyada por los dos grandes partidos es una buena noticia, no tanto porque sea la panacea de nada, sino que se manda un mensaje al exterior de unidad y de responsabilidad. Evidentemente el control del déficit, es algo que se debiera haber realizado de forma progresiva y selectiva en los últimos cuatro años, pero más vale tarde que nunca.

Estoy de acuerdo, con los que dicen que los mercados no pueden marcar las prioridades de ningún país, pero para evitar esas circunstancias hace falta cierta independencia económica, que desgraciadamente no disfrutamos, porque tenemos que acudir a los mercados a financiarnos, y los mercados nos marcan a qué precio nos dejan el dinero.

La subida selectiva de impuestos debiera de ser otro tema considerar seriamente; una subida que no debe de frenar la actividad económica ni cargar más a las pequeñas y medianas empresas, pero que se puede dirigir a las grandes fortunas y a través de otros impuestos sobre el alcohol y tabaco.

Las medidas a tomar deben de perseguir más eficiencia en el gasto público, control del mismo y atención preferente a las capas de la sociedad más desfavorecidas. El liberalismo no vale, en este momento porque sus propuestas se han quedado obsoletas, no sirven porque generarían una desestabilización social de impredecibles consecuencias.

Por lo tanto, hay que trabajar en la austeridad con el mantenimiento de las partidas presupuestarias de carácter social y aquellas dedicadas a la obra pública generadora de puestos de trabajo.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado septiembre 1, 2011 por gervis en la categoría Articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>