enero 23 2013

GRANDES VERDADES

Parece que los grandes medios internacionales e incluso algunos que se autotitulan defensores de la fe católica, no cuentan muchas intervenciones realmente maravillosas y sabias del Santo Padre, Benedicto XVI.
Vamos a reproducir dos referencias, la primera sobre el mundo financiero y la segunda sobre la información.
Decia Benedicto XVI, en un encuentro con los seminaristas de Roma el 15 de febrero de 2.012.
Vemos cómo el mundo de las finanzas puede dominar al hombre, cómo el tener y el aparentar dominan al mundo y lo esclavizan. El mundo de las finanzas no representa ya un instrumento para favorecer el bienestar, para favorecer la vida del hombre, sino que se transforma en un poder que lo oprime, que debe ser casi adorado: “Mamnmona”, la verdadera divinidad falsa que domina al mundo.
Contra este conformismo de la sumisión a este poder debemos ser no conformistas: no cuenta el tener; lo que cuenta es el ser. No nos sometamos a este poder, más bien utilicémoslo como medio, pero con la libertad de los hijos de Dios.
Respecto a la información y a la opinión pública, Benedicto XVI, también fué claro y didáctico:
Señalo: Luego está el otro poder, el de la opinión pública. Ciertamente, tenemos necesidad de informaciones, de conocimientos de la realidad del mundo, pero puede ser también un poder de apariencia; al final, cuanto se ha dicho cuenta más que la realidad misma. Una apariencia se superpone a la realidad, llega a ser más importante, y el hombre ya no sigue la verdad de sus ser, sino quiere sobre todo aparentar, ser conforme a estas realidades.Y también contra esto está el no conformismo cristiano: no queremos siempre “ser conformados”, alabados, no queremos la apariencia, sino la verdad, y esto nos da libertad, la verdadera libertad cristiana: el librarse de esta necesidad de agradar, de hablar como la masa cree que debería ser y tener la libertad de la verdad, y así recrear elmundo de una manera que no se vea oprimido por la opinión, por la apariencia que ya no deja aflorar la realidad misma; el mundo virtual se vuelve más verdadero, más fuerte, y ya no se ve el mundo real de la creación de Dios. El no conformismo del cristiano nos redime, nos restituye a la verdad.Pidamos al Señor que nos ayude a ser hombres libres en este no conformismo, que no está contra el mundo, sino que es el verdadero amor al mundo.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado enero 23, 2013 por gervis en la categoría Articulo