abril 20 2012

INSUFLAR OPTIMISMO

Hay que cambiar el chip, a los cuatro vientos hay que pregonar el optimismo y la felicidad.
No un optimismo vacio ni una felicidad exclusivamente material, sino algo más profundo y espiritual.
Parece que cotizan al alza las malas noticias, e incluso algunos dirigentes que tienen que animarnos, sólo nos hablan de cosas tristes.
Las personas están ansiosas de buenas noticias y los cristianos tenemos mucho que decir y hacer en este campo.
El cristiano no puede ser portador de tristeza y de dureza de corazón y planteamientos.
El Señor nos dijo “Venid a mí los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviare”, siguiendo este mandato debemos profundizar en la luz de la palabra de Dios y llevar y dar esperanza, con nuestro testimonio.
El otro día escuchaba a un político bien intencionado, que hablaba de llevar propuestas a la Iglesia, se olvidaba sin duda. que todo los bautizados somos Iglesia y no podemos cargar a otros responsabilidades que son de todos.
Sólo desde el amor y el corazón abierto avanzaremos en la fratenidad.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado abril 20, 2012 por gervis en la categoría Articulo