marzo 14 2016

LA CORRUPCIÓN NO TIENE SIGLAS

Se acuerdan cuando algunos ponían como ejemplo al que fuera presidente de Brasil Lula da Silva, se comentaba en toda los medios, su gran gestión y su gran labor social.
No es cuestión de poner en duda lo bueno que hizo Lula, que lo hizo sin duda y negarlo sería mentir; sin embargo, el descontrol del gasto y la corrupción anido en su gobierno y en su entorno de manera extraordinaria; saltando el caso Petrobas; la petrolera brasileña, que parece ser sirvió de instrumento para que el entorno de Lula se enriqueciera de manera obscena y que ha hecho, que cuando han llegado las “vacas flacas” el pueblo brasileño se sienta estafado.
La corrupción, no es cosa de derecha, izquierda o centro; es cuestión de comportamientos humanos y no de siglas; si esto se tuviera, claro nadie utilizaría la corrupción como arma política entre partidos.
Se podría decir aquello de que “en todos los sitios cuecen habas y en mi casa a calderadas”.
O la frase evangélica, de que “el que esté libre de pecado arroje la última piedra”.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado marzo 14, 2016 por gervis en la categoría Articulo