marzo 6 2013

LOS “HOMBRES DE NEGRO”

Son la once de la mañana y un vehículo oficial del Ministerio de Economía, recoge en Barajas a los llamados” hombres de negro” los inspectores de la Unión Europea que vienen a ver nuestras cuentas.
Veinte minutos después, el coche oficial para en la puerta de uno de los magníficos hoteles cinco estrellas del centro capital de España.
Cuarenta y cinco minutos después, los “hombres de negro” visitan la sede del Ministerio de Economía, una pequeña reunión algunos datos al aire y al filo de las dos y cuarto de nuevo, el coche oficial, conduce a los ” hombres de negro” esta vez acompañados de altos cargos del Ministerio, a uno de los mejores restaurantes de Madrid, previamente les habían preguntado, si les gustaba más la carne o el pescado, para elegir el restaurante más apropiado.
El almuerzo es distendido, apenas se habla de política, algunos de los inspectores decía que conocía la Costa Brava, otro comentaba que tenia una casa de verano en Mallorca; en definitiva, comida agradable y distendida.
Son las cuatro y media de la tarde, el coche oficial lleva a los comensales de nuevo al Ministerio; los altos cargos les muestran con orgullo el gran esfuerzo realizado para recortar el déficit público, les explican, que la población lo esta pasando mal, que la actividad esta cayendo y que se hace necesario medidas de estimulo; lo hombres de negro callan, piden papeles y más papeles; son las ocho de la tarde y la jornada se acaba, un alto funcionario les pregunta que restaurante prefieren para cenar; dicen que es más comodo cenar en el hotel, muy cerca de Cibeles, quedan emplazados para las nueve y cuarto.
El coche oficial les lleva a su alojamiento, al llegar a la habitación se encuentran, con un regalo oficial, unas botellas de magnifico reserva de Ribera del Duero y de Rioja, unas anchoas de Santoña y unos dulces de la Hermanas Clarisas.
La cena, es larga e incluso se les invita a los importantes “hombres de negro” si quieren tomar una copa en algún local de moda, dicen que no, que están algo cansados y se retiran a sus habitaciones.
Al día siguiente, después del magnifico desayuno en el patio central del cinco estrellas y de echar un vistazo a la prensa internacional, los” hombres de negro”, vuelven al Ministerio; jornada corta, ultimas recomendaciones, a las dos tienen el vuelo de vuelta a Bruselas. Tienen ustedes que subir IVA reducido, la reforma laboral no es suficiente y la edad de jubilación hay que aumentarla.
Los altos cargos del Ministerio no se lo acaban de creer, pero ellos tienen prisa, no atienden a las explicaciones; vuelven a Bruselas, felices y contentos de como les han tratado, importándoles un “bledo” lo que pasa en España y a los españoles y eso que de vuelta a Barajas tuvieron que sortear dos manifestaciones, los hombres de negro se miraban entre si y lamentaban lo lento que estaba el trafico en Madrid; siempre nos pasa igual, dijo uno de ellos.
Por supuesto, que todo parecido con la realidad es mera coincidencia; pero esta es la verdad de esta Europa desnortada y descarnada y sin valores; increíble pero cierto.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado marzo 6, 2013 por gervis en la categoría Articulo