febrero 20 2013

MEDIOS DE COMUNICACIÓN CATÓLICOS

No se puede servir a Dios y el dinero; bien es verdad, que estamos en este mundo y tenemos que vivir, y por lo tanto, trabajamos y para poder llevar a cabo los proyectos; necesitamos dinero.
Pero no debemos y me estoy refiriendo a los medios de comunicación que nos llamamos católicos anteponer interés alguno de poder terrenal o material, a nuestra obligación primordial, llevar la buena noticia de la Palabra de Dios.
Es necesario guardar el equilibrio, no es fácil, ni mucho menos, pero tenemos que de forma permanente, hacer examen de conciencia, de como llevamos el objetivo de servir con todas nuestras fuerzas al Evangelio desde los medios de comunicación católicos.
Las tentaciones terrenales y la utilizaciónde Dios, como ha denunciado Benedicto XVI, son riesgos permanentes de nuestra propia debilidad como seres humanos; pero no por ello, no debemos estar en alerta permanente para evitar cualquier tipo de contaminación del mensaje e ideal cristiano.
Debiéramos de tener una escala de valores como objetivo: primero el servicio al Evangelio; segundo servicio a la verdad, tercero, presencia en la sociedad como vinculo de unión y no de división, siempre desde una vocación caritativa y de servicio.
No puede ser, que los medios católicos, estén de manera principal, no digo total, pendientes del “share” televisivo o del OJD, o del EGM en radio.
Si únicamente funcionamos con esos criterios, no estamos cumpliendo nuestra obligación y engañamos de alguna forma nuestra conciencia.
Un ejemplo: a la primera de cambio no podemos sustituir nuestra programación religiosa o de servicio a la Iglesia por un acontecimiento de otro tipo; por muy importante que sea; salvo que fuera posible adecuar horarios y hacer todo compatible.
Por eso, es básico, tener equipos al frente de los medios que tengan y compartan valores cristianos de verdad y que les importe el servicio a la Iglesia, aún con sus limitaciones humanas, como acción fundamental; lo demás son fuegos de artificio.
En definitiva, lo que no se tiene no se puede dar.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado febrero 20, 2013 por gervis en la categoría Articulo