septiembre 24 2014

MUCHA TRISTEZA Y DECEPCIÓN

“Malas palabras no salgan de nuestra boca, lo que digáis sea bueno y oportuno y así se hará bien al que oye”; quiero poner en práctica hoy y siempre estas palabras de San Pablo en una jornada , con la resaca de ayer en la que conocíamos que el anteproyecto de reforma de la Ley del aborto quedaba apartado.
Es un día, en el que los desesperanzados recordamos el Salmo:”En Ti pongo mi esperanza y confío en tu palabra”; en referencia al Señor, nuestro Dios, por supuesto.
En un día, como el de ayer, en el que el Gobierno toma la decisión de aparcar esta ley, uno tiene que recurrir a la fe y a la esperanza de la verdad revelada de Nuestro Señor y buscar lo único bueno de esta noticia deplorable y que no voy a calificar; prefiero seguir el Salmo; me refiero, a la valentía, la coherencia y la defensa de unos valores en los que cree; Alberto Ruiz Gallardón.
Como decimos por estos lares; ha demostrado “vestirse por los pies” y ha presentado su dimisión no sólo como Ministro, sino como diputado y miembro del comité Ejecutivo del PP.
Dentro de la tragedia, hay que quedarse con el ejemplo de coherencia; en un país en el que no dimite “ni el Tato”.
La ley que defendía este Gobierno; era una ley equilibrada; nada radical que seguía los preceptos del Tribunal Constitucional y que por cierto en trámite de enmienda podría haber sido mejorada.
No; es una gran mentira, que esta fuera una ley radical, patrocinada por la derecha más “cavernícola” como se ha querido hacer creer desde la izquierda y desde medios de comunicación ultra liberales a base de repetir una y mil veces esta falacia.
En fin, un triunfo más del relativismo en el que nos movemos; en esta hora; sólo me salen tres palabras más: decepción, tristeza y rabia; esta última pido fuerzas al Señor para quitarla de mi sentimientos.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado septiembre 24, 2014 por gervis en la categoría Articulo