diciembre 24 2012

NAVIDAD, GRAN NOTICIA

Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad. Dios se hace pequeño y nace entre nosotros, en ese gran misterio que es el nacimiento, vida y muerte de nuestro Señor Jesucristo.
Siendo Dios, quiso padecer, sufrir y lo pudo hacer de otra manera, pero lo quiso hacer de la forma más humilde y sencilla, naciendo en un pesebre.
En esta noche tan especial que cambio a la humanidad, debemos reflexionar si realmente estamos cumpliendo la hoja de ruta de los Evangelios, si no hemos puesto por delante nuestros intereses en vez de seguir el ejemplo de Jesús
El Evangelio es vida y su mensaje único.
La caridad, es la cúspide del cristianismo,con una forma de actuar cercana y entendible en gestos y formas, nuestra evangelización sería más fructífera.
A pesar, de que algunos quieran el confort de la vuelta atrás, ello no es posible. La humanidad avanza y aunque el mensaje del Evangelio es inamovible, debemos de encarnarlo, hacerlo visible desde una propuesta acogedora llena de entendimiento hacía el sufrimiento humano, pero nunca imperativa ni mucho menos impositiva. La Iglesia, en su historia ha sido renovación permanente sin dejar ni mover un ápice lo fundamental de la buena noticia del Señor.
La humildad y la pequeñez del niño que nace en Belén, siendo Dios, es todo un ejemplo de humildad y de propuesta.
La tentación de algunos sectores de la Iglesia, en el sentido de que tiempos pasados fueron mejores, es una tentación errónea y peligrosa. La propia historia de la Iglesia, ha estado llena de cosas maravillosas, pero también de cosas malas.
Por lo tanto, en el peregrinar de cada día miremos al horizonte sin miedo y con confianza en el Señor. La buena noticia del Niño Dios, es asidero seguro. Feliz Navidad.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado diciembre 24, 2012 por gervis en la categoría Articulo