junio 21 2013

NUEVOS TIEMPOS, NUEVAS FORMAS

Se quiera o no, nadie puede discutir que se ha abierto una etapa llena de ilusión el con el Pontificado del Papa Francisco.
La gentes sencillas, ven con ilusión sus gestos y sobre todo sus mensajes.
No quisiera olvidar que los cimientosde este Pontificado los puso otro gran Papa, Benedicto XVI, también un servidor humilde en la viña del Señor y a la vez sabio, que consciente de que por su edad las fuerzas podrían flaquearle, dejo paso, en un acto de autentico amor a la Iglesia; estoy seguro que el Papa Francisco,contara con su sabia colaboración y consejos en todo lo que necesite.
Sin embargo,( esta ilusión que en el mundo entero, se ha suscitado, con la elección del Papa Francisco; no hay nada más que ver sus audiencias multitudinarias y las continuas peticiones de visitas y los millones de entradas en Internet para leer sus intervenciones), en España hay grupos y personas concretas, algunas con cargos de responsabilidad que que miran hacia otro lado.
Parece, que prefieren una Iglesia parada o encerrada en si mismo, llena de miedos y juzgan de forma inmisericorde a todo aquel que creen se sale del carril.
Se olvidan del Buen Pastor, se olvidan del Evangelio y ademas no quien escuchar a una sociedad muy compleja y llena de aristas, y si no escuchan, no pueden poner remedio; son un autentico frontón; eso si, con unas apetencias de poder que a veces asustan.
Aquel que es pequeño, que reconoce sus limitaciones humanas, es más grande ante el Señor; sin embargo lo que buscan el poder y no el servicio, estoy seguro estarán más lejos del Señor.
Confundimos demasiado las normas con el Evangelio. Las normas son importantes, pero no pueden
ser mas importantes que el Evangelio y algunos que se creen muy sabios; solo hablan de normas y decretos y no de perdón, acogida y camino hacia el Padre.
En fin, muchas veces uno siente impotencia ante tanto “carrerismo”, ante ante ingeniería de poder dirigida siempre desde los mismos entornos; es hora de la luz y no de las tinieblas, es la hora de otro tipo de hacer y estar, aun sabiendo, que seguiremos siendo imperfectos y limitados; pero el Señor y la Santísima Virgen nos acompañan en este peregrinar hacia el Padre.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado junio 21, 2013 por gervis en la categoría Articulo