marzo 7 2013

ORAR POR EL FUTURO PAPA

Después del extraordinario ejemplo de Benedicto XVI, cuya labor, entrega y bondad el tiempo aún destacará más; y en estos momentos de sede vacante; debemos los cristianos orar con intensidad y confianza por el nuevo Pastor.
Un Pastor bueno, con fuerza y vitalidad, piadoso y abierto a la realidad que nos rodea y que sea capaz de abordar con pasos firmes nuestro mensaje y nuestro ejemplo como Iglesia.
Sería engañarse, si no señaláramos que estamos en un momento histórico en la vida la Iglesia, porque son muchos los retos que tenemos por delante; por eso es muy importante las decisiones que se tomen a futuro y por lo tanto nuestra oración.
La nueva evangelización, la forma de llevar el mensaje, nuestro ejemplo hacia la sociedad, la acogida, el papel de la mujer en la Iglesia, el celibato; etc.
El debatir de estos temas, sin miedo, no debe significar que los cambios se deban producir en uno u otro sentido; doctores tiene la Santa Madre Iglesia para asesorar al futuro pontífice; pero haríamos mal, si no enfretaramos nuestros retos si no se dialogara y tomáramos la decisión defensiva de ocultar la realidad y no hablar con libertad sobre todos los temas.
La Iglesia, es y debe seguir siendo; si es posible con más fuerza, casa de acogida y de misericordia; es el ejemplo que nos dejo Jesús y debemos de acentuar nuestros signos de coherencia, individual y colectiva.
Si el corazón de los cristianos esta llenos de buenas intenciones, no debemos de tener miedo.
Sólo tenemos que tener miedo, al mal, al egoísmo personal, a la falta de caridad y al mal ejemplo en palabras y obras.
“Venid a mi si estáis cansados y agobiados y yo os aliviare”; dijo el Señor, Él es nuestro ejemplo y nuestro guiá.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado marzo 7, 2013 por gervis en la categoría Articulo