octubre 24 2014

ORAR POR LA IGLESIA Y POR EL SANTO PADRE

Lo que ocurre es grave, muy grave, elementos aislados pero poderosos, en el interior de la Iglesia, atacan veladamente o no tan veladamente al Santo Padre.
Son personas intolerantes, que sólo buscan el poder y el boato, en vez del servicio a la Iglesia; están permanentemente enfadados con ellos mismos y con el resto de la sociedad.
Hacen sufrir a un hombre bueno, como es el Santo Padre; el humo del mal y del pecado anida en corazones que utilizan la Iglesia como si fuera una sociedad anónima.
Necesitamos una purificación interior de gran magnitud y que las personas buenas que las hay en la Iglesia y en gran mayoría, se pongan al frente de un cambio profundo en el interior de los corazones para luego llevarlo al exterior.
No podemos seguir con ejemplos lamentables que sólo corresponden a épocas ya pasadas, de algunas personas, si pocas, pero poderosas que quieren un coto cerrado lleno de privilegios.
La Iglesia, no puede ser otra cosa que el medio fundamental de camino a la Casa del Padre y por supuesto Casa de acogida, misericordia y perdón.
Es necesaria la oración permanente por el Santo Padre y pedir a la fuerza del Espíritu que ilumine nuestros pasos.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado octubre 24, 2014 por gervis en la categoría Articulo