noviembre 7 2013

PARA HACER UN BIEN NO SE PUEDE HACER EL MAL

Para un cristiano deben de ser prioritario a la hora de elegir los mandatos del Evangelio. No debemos ser cristianos a tiempo parcial, acotando momentos de nuestra vida nuestros intereses.
En este sentido, quiero hacer con humildad una reflexión sobre el asunto Eurovegas, la gran ciudad del juego que se quiere instalar cerca de Madrid.
Nadie que quier vivir la fe puede aprobar este proyecto, así aunque suene muy duro.
Aunque las intenciones sean buenas, que lo son, para crear puestos de trabajo tan necesarios; no podemos hacer una cosa mala; fomentar de forma indirecta el vicio del juego y otras cuestiones, para hacer un bien; el crear puestos de trabajo.
En este sentido, recientemente se ha definido el episcopado de la zona de Nueva York, ante la nueva construcción de casinos y casas de juego y también lo hizo con claridad y valentía el Obispo de Getafe en su momento.
Es verdad, que el relativismo nos tiene a todos en mayor o menor medida atrapados.
El relativismo nos destroza, nos hace egoístas y estar al pairo de coyunturas.
La sociedad, el ser humano necesita amarres firmes sobre los que basar su vida y forma de actuar.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado noviembre 7, 2013 por gervis en la categoría Articulo