agosto 28 2015

PENSAR Y HACER EL BIEN

Si las sociedades de todos los tiempos dedicarán un espacio de su vida al pensamiento y fomentar la sensatez; muy posiblemente, no existirían guerra, ni graves problemas; pero no es así porque el ser humano es imperfecto y lleva en sí un lastre que para los cristianos es el pecado original y para los no creyentes puede llamarse de otra manera.
Estamos viendo, como miles de personas hambrientas y desesperadas se lanzan al mar y a caminar miles de kilómetros en busca de un mundo mejor: en el que encontrar paz, pan, trabajo y libertad.
En muchos países, entre ellos España, estamos sin embargo sumidos en nuestras pequeñas miserias cotidianas; en el juego de las diferencias que nos marcan las fuerzas políticas en vez de trabajar de verdad por solucionar problemas serios como los que soportan estas personas; eso sí, sabiendo que tendremos dificultades.
Es curioso, como estos inmigrantes, no quieren ir a Rusia, ni quedarse en Grecia; ni en ningún país de paso, ni siquiera en Italia; buscan un mundo mejor: Alemania, Países Nórdicos y Reino Unido.
Luego debiéramos a aprender una lección política y de sentido común: las guerras, el totalitarismo ideológico, la falta de libertades lleva a la pobreza; por lo que uno se muestra perplejo como todavía a esta alturas de la historia; hay personas que defienden en totalitarismo comunista, o de corte nazi o “populismos” de corte Chavista.
Uno se queda perplejo, cuando se algunos quieren ofrecer el gratis total para todo; sin previamente generar riqueza para que pueda ofrecerse, uno se queda perplejo, como algunos todavía se creen demagogias absurdas que sólo al final se quedan en miseria para los pueblos. Uno se queda perplejo cuando no se apuesta en serio por una educación integral que haga a las personas más libres y menos dependientes.
Conclusión y con perdón: el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra; por favor, dediquemos un tiempo a pensar y sobre todo buscar el bien.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado agosto 28, 2015 por gervis en la categoría Articulo