mayo 19 2016

PÉRDIDA DE DECENCIA

Cuando una gran parte de sociedad pierde la decencia, cualquier cosa puede suceder.
En Cataluña, ocurre precisamente lo mismo; la sociedad catalana en su conjunto debido a los ejemplo de su gobernantes, a la corrupción a la pérdida de valores, ya no tiene reparo en invitar a su Parlamento a un personaje como Otegui; una persona, que no es capaz de mostrar arrepentimiento alguno por el dolor causado y que trata de blanquear su sucia trayectoria.
No señores catalanes que ha invitado a Otegui: en esta película de terror, odio y sufrimiento de ETA, hay buenos y malos y no se puede con lo boca pequeña marcar equidistancia.
La existencia de grupos como la CUP y otros en Cataluña, es un amuestra de la enfermedad social existente en aquel territorio; incapaz de anteponer lo importante a lo accesorio e incapaz como vemos ya de distinguir el bien y el mal; lo que no deja de ser un drama social.
Puedo entender el dolor de las víctimas de ETA, cuando precisamente las instituciones que debieran velar por la justicia y ser garantía del bien, invitan a personajes como Otegui.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado mayo 19, 2016 por gervis en la categoría Articulo