octubre 27 2015

“QUE NADIE CONSTRUYA MUROS CON LOS SENTIMIENTOS”

“Que nadie construya muros con los sentimientos”; esta frase que sin duda, pasara a la historia la pronuncio el pasado viernes el Rey Felipe VI, en su discurso con motivo de la entrega de los Premios Princesa de Asturias.
En esta frase, se puede entender claramente la importancia de no distorsionar la historia para luego crear sentimientos falsos que debidamente manipulados, presentan una realidad falsa que llega al separatismo.
La manipulación de la historia, es una vieja tentación que ha ocurrido a lo largo de los siglos; con resultados lamentables.
Primero, se crea un símbolo falso, luego se adorna la historia, luego se repite la mentira una y mil veces y al final como resultado se produce un sentimiento de pertenencia a un grupo o a una Comunidad.
Salvando las distancias; ahora en Cantabria tenemos un intento de manipular la historia con objetivos pocos claros: la petición por parte de una asociación de que se admita como segunda bandera el lábaro; una bandera que nada tiene que ver con Cantabria; pero que algunos grupos pequeños utilizan de forma reiterada.
Si se admite este trapo, luego vendrá la supuesta existencia de un idioma cántabro, que por supuesto no existe y luego que los habitantes de esta región somos los mejores del mundo mundial; es decir, un intento de “apartheid”; para luego explotar políticamente los sentimientos; todo un “esperpento”.
En vez de ensanchar horizontes de universalidad, de abrir los ojos al mundo; algunos prefieren su propia grupo, sus propios intereses, en un egoísmo brutal que siempre acaba dividendo a la sociedad; afortunadamente espero, que esta mercancía averiada no se compre de forma mayoritaria.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado octubre 27, 2015 por gervis en la categoría Articulo