agosto 3 2012

RESPUESTAS DE EVANGELIZACIÓN

Como un pollo sin cabeza, así se encuentra la sociedad del siglo XXI; cargada de egoísmos, sin respuestas a las interrogantes más importantes y enfrascada en lo económico, no para el disfrute de todos, sino para el enriquecimiento de unos pocos.
Que acertada ha sido la frase dicha esta semana por el Cardenal Tarsicio Bertone, un hombre bueno, que sufre junto al Santo Padre ataques de los intolerantes, de aquellos que quieren volver a tiempos pasados a costa de lo que sea.
Pues bien, ha dicho Bertone. “El hombre de nuestro tiempo no sabe dónde ir y no logra ni siquiera comprender quien sea el mismo”.
Una sociedad pendiente de la prima de riesgo, de la especulación, mientras hay millones de personas que apenas ven un horizonte claro, por culpa de unos dirigentes mundiales mediocres y atolondrados, es una sociedad desnortada y sin futuro.
La Iglesia, esta llamada siempre, pero en estos momentos aún con más razón a ser el bálsamo que cure, que acoja, comprenda y ayude a esta sociedad.
No podemos los cristianos en general, ni los católicos en particular dar la espalda a esta situación y adaptar nuestra evangelización a los signos de los tiempos.
“Venid a mi si estasis cansados y agobiados y yo os aliviaré”.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado agosto 3, 2012 por gervis en la categoría Articulo