junio 10 2014

SEGUIR AL PAPA FRANCISCO

Me decía el otro día un buen amigo, que el Papa Francisco es un gran sociólogo, una persona que conoce bien a la sociedad de nuestro tiempo, además de un hombre de oración.
Me decía también; con cierta tristeza y creo que tiene razón; que el Santo Padre, toma decisiones, “se moja” pastoralmente atendiendo a su rebaño; en definitiva me dijo que iba en reactor y que da la sensación, que una parte del poder eclesial muy localizado, pero si muy influyente de nuestra querida España, viaja en un tractor.
Existe un poderoso conglomerado mediático y de poder en la capital del reino, al que parece que los mensajes del Santo Padre, les entra por un oído y les sale por otro; están en otra dinámica y no quieren que nada cambie; hay que decirlo, es incomprensible.
No quiero por nada del mundo faltar a la caridad, pero hay que hablar con el corazón en la mano; demasiada gente ya se lo pregunta; es hora que el aire fresco del Papa Francisco: la claridad a la hora de hablar y de actuar llegue a esos estamentos tan influyentes y si para ello hay que cambiar estructuras,formas y maneras se debe abordar.
La Iglesia en su conjunto, debe acompasar su latir a los problemas y vicisitudes de la sociedad y no ponerse de “perfil” a la hora de abordar temas y problemas por muy espinosos que sean.
Este asunto; afortunadamente, no es un problema generalizado en nuestra piel de toro, en las diferentes Iglesias locales, pero si en un entorno muy influyente como el que nos referimos, que tapa en parte, el gran trabajo pastoral, evangelizador y social de tantas persona anónimas en las Diócesis de España y que presenta la autentica faz de la Iglesia: compasiva, samaritana, que acompaña y guía como “El Buen Pastor” y que no se dedica a buscar poder alguno, sino bien y servicio.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado junio 10, 2014 por gervis en la categoría Articulo