julio 17 2015

SOCIEDAD POCO ADULTA

La sociedad de estos tiempos que nos toca vivir, tiene rasgos de actuación de muy poca o nula madurez. En todo, se pide resultados rápidos y soluciones efectivas, cuando vivimos unos tiempos llenos de complejidades.
No nos queremos hacer responsable de nuestros actos; véase el ejemplo de Grecia cuyos ciudadanos durante décadas han votado a derecha e izquierda, partidos irresponsables que han llevado a una situación límite y para arreglarlo; votan por la política de magia; es decir el no pago la deuda y sin sacrificios todo se arregla.
Los pueblos nunca se hacen responsables de sus actos y luego sucede lo que sucede.
Por otro lado, se pide a los políticos un comportamiento que la propia sociedad no tiene.
Es verdad y aquí ha quedado escrito que tenemos que ir hacia un modelo económico y social más justo; pero sólo se podrá conseguir desde una redistribución justa de la riqueza; por lo que primero hay que crearla y eso sólo se consigue con el trabajo de todos y con la productividad (ganarás el pan con el sudor de tu frente). Si creemos en la dignidad de las personas debemos de hacer políticas justas pero primero debemos crear la riqueza que tenemos que repartir; porque de lo contrario lo único que se reparte es miseria; que es lo que sucede en los regímenes totalitarios de raíz comunista.
Las sociedades adultas se crean con una buena educación sin prejuicio alguno; profundo respeto a la libertad y como las Naciones Unidas; en una gran resolución, acaba de reconocer, poniendo a la familia como escuela de valores y como célula fundamental para un desarrollo social armónico.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado julio 17, 2015 por gervis en la categoría Articulo