marzo 9 2012

TIEMPO PARA PENSAR, TIEMPO PARA MEDITAR

En esta hora que nos está tocando vivir, estamos faltos de buenos ejemplos y de reflexiones profundas que calen en el ser humano.
Es por eso por lo que les hago referencia a un artículo publicado por el Abad del Monasterio de Poblet, bajo el titulo ¡Malditas ocupaciones! en Religión Digital.
La falta de tiempo, para el ser humano, en sus necesidades vitales: lectura, familia, descanso, oración, en definitiva tiempo para uno mismo y para los demás.
Dice el Abad de Poblet que esta sociedad no tiene tiempo para nada estamos derramados hacia el exterior. Al no interiorizar, ese espacio interior que es la verdadera fuente de vida humana, las relaciones se van haciendo cada vez más frías, más interesadas. En una palabra -dice el Abad-el corazón se endurece
Recoge también en su artículo una reflexión de San Bernardo al Papa Eugenio III, sobre la dureza del corazón, en la que se dice literalmente:”Sustráete de las ocupaciones al menos algún tiempo.Cualquier cosa menos permitirles que te arrastren y te lleven a donde tú no quieras.
En definitiva, es necesaria la dimensión espiritual de la vida, aquel ejercicio que nos permita cuidar todo nuestro espacio interior que es donde reside lo más valioso de la persona.
Y esto como dice en su escrito, no se debe confundir siempre con una vida religiosa, donde también se puede dar la dureza de corazón. La Iglesia nos lo recuerda cada día cuando iniciamos la jornada con la primera plegaria y recitamos este salmo.”Si hoy escuchas la voz del Señor no endurezcas el corazón”.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado marzo 9, 2012 por gervis en la categoría Articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*