marzo 4 2016

TODO FUE UNA FARSA

La situación de los inmigrantes y refugiados se torna insostenible en la UE.
En pleno invierno, vemos con estupor como las personas mayores y niños soportan temperaturas bajo cero en la frontera de Macedonia o en la frontera Austriaca o en la isla de Lesbos.
Se acabaron las iniciativas que decían iban a recolocar a los inmigrantes que huyen de la guerra en los diferentes países de la UE.
Todo ha sido una farsa.
Ha sido una farsa, porque las expectativas que se crearon eran muy grandes y no se tuvieron en cuenta todos los problemas adyacentes a una gran inmigración y no se valoro las diferencias de idioma, costumbres y religión.
Esto por supuesto, no quita un ápice de que la UE debe atender dignamente a estas personas y darles una asistencia digna; aunque es evidente que no se puede solucionar todos los problemas.
La UE no puede mirar hacia otro lado y sólo pedir que no vengan, pero tampoco se puede hacer demagogia como si Europa fuera la Arcadia feliz que soluciona todos los problemas.
Lo que está sucediendo, es fruto de una injusticia estructural debido a las diferencias de calidad de vida norte-sur y a la guerra.
Por lo tanto, hay que realizar un plan serio de atención a estas personas y parar la guerra para ayudar a los países de origen a salir de su situación de miseria y deseperación.
Hay que hacer todo lo que se pueda; menos “esconder la cabeza debajo del ala” y dejar a las personas sin atención.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado marzo 4, 2016 por gervis en la categoría Articulo