enero 30 2013

VARIEDAD DE CARISMAS PERO UNA SÓLA FE

La existencias de carismas, es consustancial a la Iglesia; formamos parte de un mismo cuerpo pero con distintos órganos.
La existencia de carismas, es enriquecedor y es cauce en el camino de la fe.
Sin embargo, en los últimos tiempo algunos quieren hacer de los carismas “un todo”; algo así como la expresión total de la verdad absoluta y en esa tentación sitúan al resto de los carismas de los creyentes, en un segundo plano; algo así como ser de segunda división.
Es un error muy grande, que en nada contribuye a la unidad y a la expansión del Evangelio, en una sociedad con tantas aristas como la actual.
Otra grave tentación, es intentar poner en el mismo plano, a ordenes religiosas con siglos a sus espaldas, con movientos que acaban de nacer y que tienen mucho rodaje por delante en su labor.
Por lo tanto, es necesario el respeto mutuo de los diferentes carismas y la búsqueda permanente, más allas de diferencias en la variedad de dones.
La uniformidad absoluta, no es posible, pero si debe ser posible y fundamental en nuestra vidas, el encuentro con el Señor.


Copyright © 2014. All rights reserved.

Publicado enero 30, 2013 por gervis en la categoría Articulo